Sentencia reconoce muerte de limpiadora de hospital por Covid como accidente de trabajo | Negocio

Una sentencia del Juzgado de lo Social número 3 de Jerez de la Frontera (Cádiz) ha reconocido como accidente de trabajo el fallecimiento de una limpiadora del Hospital de Jerez por Covid-19 en abril de 2020, que había contraído la enfermedad mientras trabajaba en este instalaciones hospitalarias.

La demanda se produjo después de que la Seguridad Social reconociera esa muerte como una contingencia habitual en la prestación de una prestación de orfandad al hijo del fallecido.

El abogado de Grupo Laborum, Roberto Carlos Ortega, ha destacado que este caso puede abrir la puerta a muchas otras reclamaciones de personas que se contagiaron de Covid en el trabajo y fallecieron, ya que el tribunal da por probado que esta muerte fue un accidente de trabajo.

La sentencia ha ordenado que el caso sea tratado de esta forma “a todos los efectos”, pese a la oposición inicial de la Seguridad Social y de la mutualidad a la que pertenecía el fallecido.

Los hechos ocurrieron en marzo de 2020, cuando el fallecido trabajaba para la empresa Clece en el servicio de limpieza del hospital de Jerez.

La sentencia da por probado que entre el 2 y el 11 de marzo de este año prestó servicio en el centro de salud, incluidas consultas externas, estuvo de baja el día 18 por una ringitis nasolar aguda y el 22 de marzo ingresó en la unidad de cuidados intensivos con un médico a tiempo parcial “Infección por coronavirus”, falleció el 19.

El veredicto da por probado que “ninguno de los familiares de los fallecidos se ha contagiado de coronavirus durante estos días de estancia en el hospital de Jerez desde el 15 aquejado”.

También agrega que al evaluar este caso no se puede obviar “el marco temporal y cronológico”, ya que la pandemia “está comenzando y aún no se han activado los protocolos especiales de limpieza y protección que se pondrían en marcha a fines de abril”. “.

La sentencia recuerda que en ese momento el período de incubación del coronavirus “era de entre 7 y 10 días” y que “el actor fue dado de alta el 18 de marzo, cuando el 11 después se declaró el brote en todo el servicio de dermatología”.

Por todo ello, cree que el caso puede enmarcarse dentro de la jurisprudencia anterior según la cual “las lesiones sufridas por el trabajador en el tiempo y en el trabajo, o la agravación de lesiones preexistentes, constituyen accidente de trabajo” y lo ordena para hacerlo Esta muerte se considera un accidente de trabajo en todos los aspectos.