Las claves que pueden evitar una nueva ola de Covid este otoño en Sevilla

La llegada de otoño partió un verano, el primero, de casi normal después de los dos últimos marcados por el olas de covid. Excepto que tienes que usar esos mascarilla Obligatorio en determinados espacios (transporte público, centros de salud o farmacias), las restricciones más severas ya son cosa del pasado. El caso es que aunque el Sevilla tiene actualmente la semáforo epidemiológico verde, sin avisos ni brotes detectados, pero la pandemia aún no ha terminado. Prueba de ello es el inicio este lunes de la vacunación de la segunda vacuna de refuerzo contra la Covid, conocida popularmente como cuarta dosis, indicada para colectivos vulnerables y personas mayores de hasta 60 años. Por ello, los expertos recomiendan no bajar la vigilancia en un periodo estacional muy proclive a la transmisión de virus respiratorios y el aumento de casos de estas infecciones.

Expertos locales como Miguel Porra, epidemióloga de atención primaria del Área de Gestión de Salud de Osuna y especialista en medicina preventiva, no descarta una nueva ola de contagios. “Después de dos años y medio y siete olas epidémicas No hay razón para creer que no habrá más olas, pero no sabemos exactamente cuándo y en qué medida. Lo importante es que estas ondas cuando ocurren son menos graves llegar a la menor población posible y hemos protegido especialmente a los colectivos y personas más vulnerables. De hecho, en la actualidad se está trabajando en esa dirección, estrategias de vigilancia para detectar de manera temprana aumentos de incidencia y proceder con medidas de protección para los más vulnerables”, señala.



En el lado positivo, destaca que esta experiencia de casi tres años nos ha dado certeza llave Esto puede evitar un aumento de la incidencia esta temporada otoño/invierno, cuando se espera que pueda aparecer una nueva oleada, aunque el virus Sars-CoV2 no se considera un virus estacional. “Son los que ya conocemos. Reconocer los síntomas de una infección respiratoriaya sea causado por Covid, la gripe o cualquier otro virus y, en estos casos, tomar todas las medidas preventivas, es decir, limitar la interacción social, el uso de Mascarilla, distancia, ventilación e higiene de manos. Debemos limitar la interacción social y evitar acudir a lugares concurridos cuando tengamos síntomas respiratorios y llevar siempre mascarilla en los casos imprescindibles porque no sabemos a ciencia cierta qué enfermedad padecemos y las consecuencias de contagiarnos a otras personas. , argumenta, y agrega: “Es la clave protege especialmente a los débiles, ya que actualmente no es aceptable visitar o acompañar a personas vulnerables cuando estamos mostrando síntomas respiratorios. Y si es importante ser el único cuidador, extremar las medidas de prevención, mascarilla, higiene de manos y ventilación.

Aquí está el refuerzo de la inmunidad por la cuarta dosis como otro factor clave señalado por el epidemiólogo para tratar de evitar nuevos brotes. “Es una de las herramientas que tenemos a nuestra disposición para combatir posibles aumentos de transmisión en nuevas variantes o en situaciones que puedan aumentar la transmisión. Lo pondría en un lugar importante junto con la recomendación de extremar las medidas en caso de síntomas, aunque sean menores”, añade.

Esto va de la mano con otra de las medidas que defiende Miguel Porras para contener el coronavirus en los próximos meses inyectar la vacuna contra la gripe al mismo tiempo a los grupos de riesgo. “La doble vacunación contra la Covid y la gripe es segura, la experiencia con la gripe es muy larga y la administración de múltiples vacunas es muy común tanto en niños, donde en el calendario infantil actual se administran hasta nueve vacunas juntas, como en adultos. . , donde ya tenemos experiencia con determinados grupos de alto riesgo y en población general ya hemos vacunado contra la gripe y el neumococo en años anteriores”, explica Porras.

El epidemiólogo y especialista en medicina preventiva señala que no hay que confiarse “inmunidad natural”, es decir, la que se genera tras superar el virus. “La inmunidad natural por sí sola no puede garantizar la protección en caso de que surjan nuevas variantes o situaciones de alta transmisión. Debido a la gran cantidad de mutaciones que pueden tener, los virus suelen eludir la inmunidad que generan las vacunas o enfermedades previas, período que actualmente no conocemos con el Covid, este es el caso de la gripe, contra la cual nos vacunamos todos los años. . La inmunidad natural y la exposición repetida a distintas variantes pueden ayudar a reducir la vulnerabilidad o la gravedad, pero en ningún caso debemos encomendarnos a ella como única defensa”, afirma.

Por todas estas razones, Porras a Sistema de salud ‘preparado’ para eventualidad de nueva ola. del Covid, al estilo de lo que ya viene haciendo un sistema de vigilancia de la gripe que se ha ido adaptando a un en los últimos años Sistema de Monitoreo de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) más amplio, incluyendo influenza, covid, virus respiratorio sincitial y otros que pueden ser de interés. “El sistema de salud está preparado para situaciones de alta incidencia, cada año se crean y ejecutan planes de alta frecuencia orientados a responder y responder al impacto del aumento de la incidencia de virus respiratorios tanto a nivel de atención primaria como hospitalario. que tienen lugar en otoño/invierno. Sin embargo, no se debe olvidar el mensaje clave, la responsabilidad personal y la protección especial de las personas vulnerables y vulnerables”, concluye.