La Generalitat indemnizará a la ITV por las pérdidas por el Covid y prevé ampliar la concesión

VALENCIA. La Generalitat Valenciana está estudiando cómo indemnizar a las concesionarias del servicio de ITV por el perjuicio económico ocasionado por la pandemia y el confinamiento. Una de las opciones que se barajan es la prórroga de los actuales contratos más allá del 31 de diciembre, fecha a partir de la cual la Generalitat asumirá la gestión directa de este servicio tras 25 años de concesión.

Esta compensación corresponde a la petición de las propias empresas, que desde hace meses piden al Ministerio de Economía que aplique una medida prevista en la ley para indemnizar a los concesionarios de la administración en los sectores directamente afectados por el decreto estatal de alarma.

Esta prerrogativa ha sido regulada en particular en el Real Decreto-ley 8/2020 de medidas urgentes excepcionales para hacer frente al impacto económico y social del Covid, donde se considera justificada la prórroga de los contratos de concesión por parte de la administración para lograr la reorientación prevista para los adjudicatarios.

El departamento que diriges Rafael Clemente ha respondido a la petición de las sociedades concesionarias de los inmuebles de ITV en la Comunidad Valenciana de recuperar el tiempo que los tenían cerrados en 2020 y ha encargado a los abogados de la Generalitat la elaboración de un informe técnico sobre la viabilidad de esta opción.

Así lo dijo el propio Climent a los sindicatos el pasado 17 de mayo, durante una reunión de constitución de una comisión laboral para negociar aspectos relacionados con la subrogación de los trabajadores por parte de la empresa de la Generalitat, que prestará el servicio a partir de 2023.

En esa reunión, el ministro de Economía explicó a los gremios que se trataba de un tema muy complejo y que las indemnizaciones dependían de la decisión de la abogacía, pero ya les dijo que la posibilidad de pasar a la administración pública directa tardaría unos meses. están a tiempo.

En este sentido, fuentes del Ministerio de Economía indican que esta complejidad radica fundamentalmente en la forma de calcular el perjuicio económico sufrido por cada uno de los adjudicatarios de los siete lotes y si, en caso de prórroga, debe durar tanto como igual para todas las empresas.

El daño causado por la interrupción de hecho en el plazo del contrato originalmente previsto podría ser reparado ya sea por una prórroga solicitada por las empresas o por una compensación económica.

Se recuerda que las estaciones de ITV de la Comunidad Valenciana permanecieron cerradas durante el periodo en el que estuvo en vigor el Estado de Alarma establecido por el Gobierno Central mediante el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo.

Casi 300.000 vehículos hicieron cola para pasar por la ITV entre el 14 de marzo y el 11 de mayo, fecha en la que comenzaron a reabrir paulatinamente sus puertas a través de fases de desescalada durante el estado de alarma.