Impacto del Covid-19 en la salud de los niños – La Prensa

La pandemia ha dejado enormes desafíos en la atención de la salud de niños, niñas y adolescentes que, de no ser atendidos con urgencia y con un enfoque preventivo integral, corren el riesgo de poner en peligro la calidad de vida, la salud y el futuro de las futuras generaciones de mexicanos.

El confinamiento cambió los hábitos cotidianos de los niños y jóvenes que, luego de estar encerrados, dejaron de hacer ejercicio y pasaron más horas frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos, ya sea para asistir a clases en línea o simplemente para entretenerse.

LEA TAMBIÉN: Fonacot y Coarmex promoverán afiliación empresarial

El consumo de alimentos ricos en calorías (chatarra), los cambios en los patrones de sueño e incluso los niveles de estrés y ansiedad también han aumentado, dijeron los pediatras.

Con motivo del último Día del Niño, los especialistas señalaron que el horario de consulta del pediatra no solo reportó un aumento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes, sino también un deterioro en aquellos menores que ya habían tenido este problema anteriormente. de la pandemia y que han pasado del grado 1 al 2 e incluso al grado 3.

Explicaron que aumentar el peso corporal en niños y adolescentes duplica el riesgo de permanecer con sobrepeso u obesidad en la edad adulta; pero también se relaciona con el inicio de la pubertad temprana tanto en niños como en niñas, lo que provoca importantes cambios hormonales y metabólicos que ralentizan el crecimiento.

TE PUEDE INTERESAR: AMLO reconoce la incertidumbre en zonas donde se necesitan médicos

Los médicos Emma Picasso, endocrinóloga pediátrica, egresada del Hospital del Niño de México (HIM); Karen Pedraza, pediatra especialista en obesidad en niños y adolescentes del Hospital General de México (HGM), y Angélica Martínez, especialista en endocrinología pediátrica, explicaron que dormir 8 horas continuas es fundamental en la niñez ya que se alcanza la etapa del sueño profundo. el cuerpo comienza a liberar la hormona del crecimiento.

MÁS CASOS DE DIABETES TIPO 1

dr. Emma Picasso informó que la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune grave y crónica que afecta principalmente a la niñez y solo unos pocos casos aparecen en la edad adulta.

Explicó que la diabetes tipo 1 representa el 10% de todos los casos de diabetes. Se estima que afecta a un millón 211.900 niños y adolescentes de 0 a 19 años en todo el mundo y cada año se diagnostican 149.500 nuevos casos en este grupo de edad, lo que refleja la progresión de esta afección. En México, 26,578 personas de 0 a 19 años están afectadas.

“La diabetes tipo 1 ocurre porque el páncreas no puede producir la hormona insulina, que controla el nivel de glucosa en el torrente sanguíneo para convertirla en energía.

Si no se controlan, los niveles de azúcar en la sangre más altos de lo normal pueden provocar complicaciones incapacitantes o potencialmente mortales, como enfermedades cardiovasculares, amputaciones, daño renal, pérdida de la visión y ceguera.

“Cuando los padres ven signos y síntomas como aumento de la sed, micción frecuente, hambre extrema, pérdida de peso, fatiga, irritabilidad, cambios de comportamiento y aliento con olor afrutado en sus hijos, tienen diabetes tipo 1 y deben consultar a un endocrinólogo pediátrico especialista de inmediato. “para la evaluación.

“El tratamiento adecuado con múltiples dosis de insulina ofrece la gran ventaja de mantener la glucemia en niveles normales (hemoglobina glicosilada o HbA1c por debajo del 7%), minimizando los síntomas y previniendo las complicaciones de la diabetes”, enfatizó la especialista en endocrinología pediátrica.

“Los niños con diabetes tipo 1 necesitan aprender a inyectarse insulina según las indicaciones de su médico, seguir una dieta sana y equilibrada prestando especial atención a la cantidad de carbohidratos en cada comida, medir sus niveles de azúcar regularmente y hacer ejercicio regularmente”, enfatiza la especialista.

Obesidad: Una enfermedad con alto impacto en la infancia

El sobrepeso y la obesidad en la niñez o adolescencia es un grave problema de salud que duplica el ausentismo escolar y la probabilidad de obesidad en la edad adulta, advirtió el Dr. Karen Pedraza.

Explicó que “la obesidad infantil, al igual que la obesidad adulta, es una enfermedad crónica, multifactorial y compleja que puede ser grave porque provoca en los niños problemas de salud que antes se consideraban adultos, como diabetes tipo 2, hipertensión, colesterol alto.

En México, la tasa de niños y adolescentes con sobrepeso y obesidad es alta. Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, el porcentaje de niños de 5 a 11 años con sobrepeso y obesidad es del 35,6%, y entre los niños y adolescentes de 12 a 19 años el porcentaje de obesos y con sobrepeso asciende al 38,4% %%. En la encuesta de 2020, estos porcentajes ascendieron a 38,2% y 43,8%, respectivamente. “Esto coloca a México entre los primeros lugares del mundo en cuanto a obesidad infantil”, dijo el Dr. Pedraza.

Entre las complicaciones relacionadas con la obesidad infantil, la especialista mencionó que el 59,2% de los menores presentan síntomas de ansiedad y depresión porque los infantes están insatisfechos con su imagen corporal, lo que genera baja autoestima y los convierte en objeto de burlas, estigma y poder de discriminación.

“La salud física también está severamente comprometida, con un 47,8% de los niños obesos que desarrollan síndrome metabólico, un porcentaje igual con hígado graso y un 42,3% con trastornos biomecánicos”, agrega la especialista.

Este complejo problema requiere soluciones multifactoriales, dijo el Dr. Karen Pedraza, destacando que “es fundamental diversificar el tratamiento de la obesidad con intervenciones enfocadas en el paciente y sus familias, así como brindar espacios adecuados y seguros para la práctica regular de actividad física, a la industria alimentaria y publicidad dirigida a los niños”. , brindar atención especializada basada en la evidencia científica y, muy importante, eliminar el estigma y promover el trato digno”.

LA PANDEMIA AFECTO EL CRECIMIENTO DE NIÑOS Y NIÑAS

El normal crecimiento y desarrollo de los niños también se ha visto obstaculizado por algunos malos hábitos de vida que aumentaron durante los meses de confinamiento por la pandemia del Covid-19, como la mala calidad de la alimentación.

Dr. Angélica Martínez, quien informó que el peso y la talla son un reflejo visible de la salud del niño. “Cualquier cambio en el crecimiento y desarrollo puede ser la única manifestación de una enfermedad asociada, ya que hay múltiples causas”.

La especialista explicó que en el crecimiento influyen varios factores como la carga genética, el estado nutricional, la actividad física, el estado de salud, la actividad hormonal y la pubertad.

“En este proceso, la hormona del crecimiento juega un papel fundamental a lo largo de la vida, especialmente durante la infancia”, dijo el Dr. Martínez, precisando que uno de cada 10 niños en México es bajito.

“Las causas pueden incluir enfermedad renal, enfermedad hepática, anemia y desnutrición, deficiencia de la hormona del crecimiento, problemas genéticos como el síndrome de Turner o factores genéticos normales como la baja estatura familiar”, dijo.

Recomendó a los padres mantener buenos hábitos que estimulen el crecimiento de sus hijos, como la actividad física, la alimentación y el sueño saludables, y acudir a la consulta pediátrica al menos una vez al año.

“Si la hormona del crecimiento no funciona bien, el tratamiento tiende a llevar mucho tiempo, por lo que es importante que el diagnóstico se realice antes o al comienzo de la pubertad para que haya tiempo de comenzar el tratamiento antes de que el crecimiento se detenga y alcance su punto máximo”. El crecimiento alcanza el potencial”, enfatizó el especialista.

Para tratar la deficiencia de la hormona del crecimiento, se usa una hormona llamada somatropina, que tiene una estructura idéntica a la que producen los seres humanos de forma natural, para tratar la deficiencia de esta hormona en niños pequeños en edad gestacional que aún no han alcanzado el crecimiento en los primeros 2 a 4 años. de vida, síndrome de Turner, insuficiencia renal y síndrome de Prader-Willi.

Los especialistas señalaron que otro factor que contribuye al deterioro de la calidad de la nutrición de niños y niñas es la inflación y el aumento generalizado de los precios de los bienes de consumo básico.

Señalan que estudios científicos han demostrado que en tiempos de crisis la situación nutricional de la población decrece y por ello recomiendan que los padres aprendan a elegir alimentos de temporada y locales para tener una dieta equilibrada.

Para reemplazar la proteína animal, recomendaron a las familias combinar granos y legumbres para obtener proteína de origen vegetal de alta calidad, y tener cuidado de consumirla en porciones razonables.

ESTADÍSTICAS

La Encuesta Nacional Continua de Salud y Nutrición de 2021 encontró que la actividad física disminuyó significativamente y el tiempo de pantalla y las interrupciones del ciclo de sueño aumentaron en niñas y niños durante la pandemia.

– Se estima que hasta el 80% de las niñas, niños y adolescentes entre 10 y 14 años no realizan actividad física de manera regular.

No olvides seguirnos en Google News para estar al día.

– En cuanto a la obesidad infantil, la Ciudad de México tiene la prevalencia más alta para la población de 5 a 11 años (28%).

–Las estadísticas muestran que el 34% de los mexicanos ha subido de peso durante la pandemia, con un promedio de 8.5 kilos por persona, el más alto en comparación con otros países.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem