El consorcio Lucía supera las 30.000 secuencias Covid

El departamento de secuenciación del Consorcio Lucía, integrado por la Universidad de Valladolid (UVa), Sacyl e Itacyl, ha superado este fin de semana las 30.000 secuenciaciones de la COVID-19, un proceso fundamental para identificar las causas de la enfermedad, su origen y evolución para conocer y para desarrollar estrategias terapéuticas.

El Departamento de Secuenciación del Consorcio Lucía realiza todas las secuenciaciones del SARS-CoV-2 en Castilla y León y es el representante de Castilla y León en la Red Nacional de Laboratorios de Secuenciación del Coronavirus (Instituto de Salud Carlos III y Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de la Ministerio de Sanidad) integrado en el programa “Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias” de la Unión Europea, según información de la UVa.

El laboratorio de secuenciación está dirigido por el Dr. Antonio Orduña, Catedrático de Microbiología de la Universidad de Valladolid y Jefe de Microbiología e Inmunología del Hospital Universitario de Valladolid, y el investigador principal es el Dr. Hernández de Itacyl. Este laboratorio realiza la secuenciación completa del coronavirus SARS-CoV-2 obtenido a partir de una muestra aleatoria de pacientes con COVID-19 de toda la comunidad autónoma. Además de este muestreo, se secuenciarán todos los casos que presenten características clínicas o epidemiológicas importantes que puedan influir en la evolución de la pandemia.

Todas las secuenciaciones del SARS-CoV-2 realizadas a nivel mundial están incluidas en la base de datos PANGO, que rastrea la aparición de nuevas mutaciones y define y propone nuevas variantes según criterios genéticos, epidemiológicos y clínicos.

A 31 de abril, última fecha registrada por Pango, el número de secuenciaciones realizadas en España era de 128.480, de las que 25.444 correspondían a las realizadas por el laboratorio de secuenciación del Consorcio Lucía. Ese día, Castilla y León era la segunda comunidad autónoma después de Cataluña (35.788 secuenciados con ocho centros de secuenciación) y muy por delante de Madrid (tercera comunidad autónoma con 13.844 secuenciados y cinco centros de secuenciación) y es uno de los centros con más secuenciaciones por habitante en Europa.

Aparte de la detección precoz de variantes como la alfa, detectada a principios de diciembre de 2021, apareciendo simultáneamente en Medina del Campo y Soria, o la detección de la variante beta en Valladolid en socorristas de África y los turistas del delta procedentes de Palencia en las islas. En el Océano Índico, el laboratorio de secuenciación detectó la presencia de la mutación L18F en la variante beta, lo que provocó un brote epidémico en León con más de 500 casos confirmados que se han controlado y evitado que se extiendan al resto de España.