Eduardo Berizzo asume a los Rojos prometiendo fútbol ofensivo, pero marca distancias: “Solo Bielsa puede ser Bielsa”

Eduardo Berizzo habla despacio, pero en sus palabras se nota la ilusión y la emoción de regresar a un país querido por su corazón. “Estoy agradecido con el país que me dio trabajo. Mi trabajo comenzó aquí. Y luego tuve la oportunidad y la suerte de trabajar aquí a nivel de club. creo en lo que hago Para mí, liderar la dirección de un equipo en el que creo, futbolistas en los que creo, es un elemento importante. De diferentes edades. Mi trabajo es respetarlos y seleccionar a los mejores, estoy aquí para agradecer a un país”, explica a modo de introducción y casi como una declaración de principios.

El Toto vuelve al proceso en el que acompañó a Marcelo Bielsa y no rehuye la comparación. “Puede ser parecido. Los ciclos de la vida y el fútbol llaman a la renovación y al descubrimiento. Tendrá cosas en común con este proceso. Descubre muchos futbolistas que son jóvenes“, reivindica en su primera comparecencia ante los medios como seleccionador nacional.

El inicio de su mandato ciertamente no estuvo exento de problemas. Sin ir más lejos, tuvo que renunciar para permitir que los futbolistas de Colo Colo actuaran ante Ñublense. “Si me preguntan sobre el partido programado para hoy, creo que era un horario dentro de la federación que necesitaba una solución en la que yo creía y que permitía la integración de los jugadores después del partido. Esta es una solución para los cuatro equipos. Luego están las reglas y regulaciones. Acudo a un medio que conozco y quiero construir puentes de confianza. Los clubes necesitan a la selección y nosotros necesitamos a los clubes. La programación vino de nosotros y necesitaba un ajuste. de nosotros”, dice.

“Las fechas FIFA tienen un reglamento que arranca hoy al mediodía. Dado que el error proviene de nuestra programación, pensé en solucionarlo correctamente. Me interesa que jueguen en sus equipos. Y eso tiene que ver con los cuatro clubes. El trato debe ser justo para todos. Por eso tomé mi decisión. Las fechas FIFA tienen reglamento y en cuanto a fechas quiero crear una relación de sincronía y sinergia con los clubes. No hay jugador que no se fortalezca al llegar a la selección. Y luego quiero que los jugadores jueguen para sus clubes‘ se ampliará más adelante.

Eduardo Berizzo, en su presentación como seleccionador nacional
Eduardo Berizzo en su presentación como seleccionador nacional (Foto: Agenciauno)

El Transandino sabe que enfrenta dos escenarios. Uno con Chile en el Mundial de Qatar si se levanta el pleito de Byron Castillo y el otro con una visión de largo plazo pensando en el evento planetario del 2026”.Cuando hablé con Francis, lo primero que le dije fue mi intención de continuar. Necesito tiempo. Si los presidentes estuvieron de acuerdo en que la continuidad está garantizada, me pareció ético proponerles a los presidentes que el trabajo continúe”, afirma refiriéndose a un escenario de elecciones en la ANFP.

Luego aborda lo que considera un pilar de su gestión, evitando la reposición como requisito obligatorio. “Hay dos escenarios posibles. Ir al Mundial de Qatar, que reduciría los plazos, o ir al siguiente. Si los plazos lo permiten, veremos nuevos jugadores. Pero en cualquier caso, no separaría a los jugadores por una edad u otra, pero quiero dejar claro que la selección viene por el rendimiento. Necesitamos de todos y compromiso. No quiero señalar esto en el caso de las piezas de repuesto. Sí, en esa medida estaremos atentos a los jugadores que lo necesiten. Que estaremos atentos a tu trabajo‘, enfatiza. “Creo que el logro te trae aquí. Que ahora. Nadie es bueno ayer. Realmente no hay edad para mí. Un jugador de 20 años puede jugar en la selección nacional. No tendrá la experiencia, pero tiene el nivel. En dos años más de 20 jugadores debutaron en Paraguay. Jugarán sin importar la edad que tengan. Mis ojos estarán puestos en el futbolista adulto que conozco, pero también en el joven que necesito descubrir. Estaré muy involucrado en el trabajo de la Sub 20”, dirá más tarde.

Lo que afirma es que necesitará y buscará el apoyo de los clubes. “A veces los equipos se desarrollan rápido y a veces no tanto, así que me gustaría señalar que los clubes están en sintonía. A veces eso lleva tiempo. A veces funciona ya veces no. Vengo de una experiencia sin llegar a la meta. Una calificación. Nadie gana para siempre o pierde para siempre. A veces los resultados no coinciden con la calidad de su trabajo. Las veces que me fue mal aprendí mucho más que las veces que me fue bien. Esta experiencia me trae aquí fuertemente. Cuanto más tiempo pasen los jugadores contigo, mayor será la penetración de la idea. El equipo se reconoce y juega de cierta manera”, dice.

Berizzo posa con Francis Cagigao y la camiseta roja
Berizzo posa con Francis Cagigao y la camiseta roja (Foto: Agenciauno)

Berizzo está pasando por varios problemas. Dice que no tiene problema en aceptar que no llegó allí en Paraguay, aunque destaca que el trabajo estuvo bien hecho. Y admite que en este caso recibió una advertencia sobre el posible ingreso irregular del ecuatoriano Byron Castillo, quien ahora pone a Chile a pelear por la clasificación administrativa al Mundial. “Cuando se llevó a cabo el partido entre Paraguay y Ecuador, hubo comentarios sobre Byron Castillo. Pero no fue más allá de allí. Recuerdo escuchar la historia pero no ir más allá.“, recuerda.

También admite que habla todo el tiempo con Marcelo Bielsa. “Hablo seguido con Bielsa y por supuesto hablamos de mi llegada. Fui su jugador, su compañero y soy su amigo. Solo Bielsa puede ser Bielsa. Quienes hemos trabajado con él y profundizado en sus creencias y aprendido que la fe es el camino que uno quisiera emular. Más tarde, en el entrenamiento, solo él puede ser quien es. Entonces el resto de nosotros lo intentamos. Soy una persona diferente y eso me convierte en un entrenador diferente. Me gusta atacar para que mi equipo tenga el balón. Cuanto más cerca de la portería contraria se recupera el balón, más fácil es. yo tambien quiero que mis equipos jueguen asi“, se está proponiendo.

En este contexto, deja fluir su añoranza por el estilo rojo de juego. “Mi intención es jugar un fútbol de punta, de ataque. Tenemos que defendernos bien y mirar el balón. Los equipos más ofensivos también piensan en ganar el balón con una estructura ordenada. No dejas de prestar atención a esta estructura”, advierte.

En este marco, pretende incluirlos a todos. “Mi intención es apoyarme en el trabajo del entrenador Sub 20, trabajar juntos, micro ruedas con las que los pueda ver. Provocaremos muchos casos en los que los jugadores llegarán a elegir. Tengo que hablar con sus entrenadores, trabajar con los clubes y realmente subir el nivel juntos”, añade.

Al fin y al cabo, se trata de los cambios en la planificación que supondría un viaje al Mundial de Qatar. “Trabajaré más intensamente, con menos tiempo, pero muy satisfecho”, dice ante una posible clasificación. Mientras tanto, intenta una mirada más global a la realidad del fútbol chileno a nivel continental. “No podría hablar de la producción de los equipos, pero la realidad es que pasamos de la Libertadores a la Sudamericana y nos eliminaron de la Sudamericana. Pero la realidad puede cambiar. Estoy seguro de que puedo trabajar en relación con ellos también.. Quiero ayudar a los futbolistas a mejorar. Eso lo intenté en el O’Higgins y también con la selección. Que los futbolistas están mejor volviendo a sus clubes”, dice.

Finalmente, valore la posibilidad de iniciar el ciclo con un buen tiempo de trabajo. “Mi intención era llegar lo antes posible y hacerme cargo de esta cita de la FIFA. Tener a los jugadores durante 15 días es muy valioso. Nos encontraremos con rivales duros, jugadores de la Copa del Mundo. Tenemos que entrenar. El futuro comienza hoy. Ya sea para noviembre o para un período más largo, también comienza hoy”, concluye.