¡Cuidado con el Covid!: aumentan los contagios y ojo con la caída de los niveles de vacunación

¡Cuidado con el Covid!: aumentan los contagios y ojo con la caída de los niveles de vacunación

Exigen seguir aplicando dosis de refresco/web

Aunque muchos se han olvidado de cuidar o prefieren pasar página a raíz de la pandemia, el informe semanal de vigilancia epidemiológica que emite cada semana el Ministerio de Salud Nacional reportó un aumento significativo de casos de Covid en los últimos dos domingos en el país.

Aunque los expertos coinciden en que “la situación no es alarmante en este momento dado el número o la gravedad de los casos”, la baja cobertura de las dosis de refuerzo preocupa a las autoridades sanitarias, sobre todo ante un nuevo aumento de contagios.

Según cifras oficiales, los casos nuevos pasaron de 2.206 en la semana del 13 al 20 de noviembre a 3.323 entre el 20 y el 27 de noviembre, un aumento del 50,63 % en los últimos 7 días. A pesar de que el número de casos es muy inferior a los registrados en el país en los peores momentos de la pandemia, lo que alarma a los médicos es el aumento porcentual de nuevos contagios en siete días, lo que se suma al bajo cumplimiento de la población para continuar. con programas de vacunación.

Las dosis aplicadas

En Argentina, de las 110.598.035 vacunas utilizadas desde que comenzó la campaña en diciembre de 2020, 41.053.190 corresponden a las primeras vacunas y 37.906.316 personas completaron su programa inicial de dos dosis, según Monitor Público de Inmunización. Sin embargo, esta cobertura no se pudo mantener al utilizar las dosis de refuerzo recomendadas cuatro meses después de la última dosis.

Los datos oficiales muestran que el 46% de los argentinos usó el primer refuerzo, el 13% de la población usó el segundo refuerzo y solo el 0,6% usó el tercer refuerzo.

Por su parte, los refuerzos son dosis adicionales que “refuerzan la inmunidad periódicamente y prevén recomendaciones para utilizarlas al menos seis meses después de completar el régimen primario de dos dosis”, según explicó la ministra de Salud, Carla Vizzotti. Así, seis meses después de recibir la segunda dosis, se espera que la población haya recibido la tercera; seis meses después del tercero, el cuarto y así sucesivamente.

Sin embargo, solo 21.838.467 personas en el país fueron vacunadas con la primera vacuna de refuerzo. Y el número de poblaciones debidamente protegidas disminuye a medida que aumenta el número de dosis que deberían haber recibido: 6.349.657 recibieron el segundo refuerzo y solo 290.639 el tercero.

Para la infectóloga María Cecilia Niccodemi, “lo que se ha logrado con las vacunas ha sido una reducción real de las enfermedades graves y la mortalidad de los pacientes. Tuvimos el pico de casos en el país en la tercera ola, donde casi todos fueron casos leves, lo que no impactó en el número de hospitalizaciones o muertes en UCI, y eso fue porque teníamos altas tasas de vacunación.

El consenso de los especialistas siempre ha sido que las vacunas de emergencia disponibles no evitarían la enfermedad, sino que el objetivo de la campaña era evitar casos graves, complicaciones y muertes. En ese sentido, la especialista del personal del Centro Médico Doctor Stamboulian y del Sanatorio San Isidro La Trinidad enfatizó: “En la tercera ola, la gente seguía contagiada pero tenía una enfermedad leve, mientras que el pico de mortalidad en el país estaba en el segunda ola, en la que predominó la prevalencia de la variante Delta y las tasas de vacunación aún eran bajas, con muchas personas que aún no habían completado las dos vacunas”.

En la misma línea, el médico infectólogo Lautaro De Vedia señala que “la protección vacunal es el elemento clave para frenar la propagación del virus. Muchas personas se mostraron reacias a continuar con los refuerzos después de recibir dos o incluso tres dosis, y esto tiene que ver en parte con el país en medio de una pandemia, otros factores no médicos comenzaron a interferir con las vacunas, como los políticos, desalentando a las personas de continuar recibiendo dosis”.

“Hay que vacunarse, no hay alternativa”

Pero para De Vedia “hay que vacunarse, no hay alternativa. Saldremos de aquí cuando estemos mejor vacunados y sobre todo cuando tengamos mejores vacunas como las que se están preparando para el próximo año, conjugadas con distintas variantes. Porque no debemos olvidar que las vacunas disponibles actualmente no protegen frente a las variantes circulantes y por lo tanto necesitamos un buen nivel de anticuerpos y potenciarlos de vez en cuando.

Para Nicocodemi, en cambio, “la disminución de las vacunas tiene que ver con que la gente crea que ya está protegida con dos dosis, más la relajación en el sentido de que hay una disminución del flujo sanguíneo y una disminución del riesgo de sufrir enfermedades graves”. enfermedad y muerte, también hay una disminución en la intención de vacunar a las personas”.

Por todo ello, el experto cree que “debemos actualizar nuestro calendario de vacunación; Necesitamos estar actualizados porque los anticuerpos disminuyen con el tiempo y lo sabemos por los estudios, especialmente de las vacunas de ARN.