covid-19 no se ha ido

* Alerta temprana por rebote en casos

* Urge retomar las medidas de bioseguridad

“Diciembre llegó con su fiesta y animación”. Esta es sin duda una de las frases más populares en Colombia, y más ahora que se acercan las celebraciones de Navidad y Año Nuevo. Sin embargo, debemos celebrar con responsabilidad, no sólo ante riesgos de larga data como el uso irresponsable de la pólvora, el consumo excesivo de alcohol, el aumento de los delitos de graves consecuencias o el aumento de las peleas callejeras y domésticas, sino también ante otros más peligros recientes. Uno de ellos es precisamente el que representa el contagio del Covid-19.

Está claro que la pandemia, aunque superó sus etapas más críticas, continúa representando una amenaza para todo el mundo y nuestro país. En el caso colombiano, basta señalar que en la semana comprendida entre el 2 de abril yEl 5 de noviembre y el 1 de diciembre se registraron 3.252 nuevos casos de personas con el virus y 16 defunciones. De hecho, días atrás, el Ministerio de Sanidad advirtió que en el último mes se ha producido un aumento de la curva epidemiológica provocado por nuevas líneas de la variante Omicron. Esto coincide con un pico en otras enfermedades respiratorias estacionales causadas por virus como el sincitial, adenovirus, rinovirus e influenza A y B. Estas patologías tienden a incrementarse en esta época del año, debido a la segunda ola de invierno que se presenta en esta ocasión, particularmente drástica por los efectos del fenómeno climático La Niña, que se prolongará durante todo el 2022 y, según los últimos datos meteorológicos previsiones, hasta los dos primeros meses del año 2023 continuará.

Ante ello, el Ministerio de Sanidad recordó el pasado viernes que el uso del Las mascarillas siguen siendo obligatorias en el transporte público, los servicios médicos y las residencias de ancianos. Es claro que en estos dos últimos escenarios este cuidado de la salud se cumple en un alto porcentaje, pero no en el primero. Esto se debe a que la mayoría de los colombianos tienen la impresión equivocada de que la pandemia es cosa del pasado, por lo que prácticamente han dejado de lado los protocolos biosanitarios más básicos como evitar aglomeraciones en lugares cerrados o abiertos y el autoaislamiento cuando sea necesario. entre otros con síntomas de enfermedades respiratorias y constante lavado de manos.

Aunque se podría especular el viernes que la mascarilla volvería a ser obligatoria en todas las habitaciones, el ministerio aclaró que esa medida no fue adoptada, pero aclaró que hay un comité de expertos estudiando qué otras medidas de precaución se deben tomar debido a la aumento de casos de Covid así como otras enfermedades respiratorias en el país. Entonces, en este orden de ideas, está en manos de todos y cada uno de los colombianos salvarnos de sufrir nuevamente severas restricciones a la interacción social y la movilidad. Lo que está pasando en China es una campanada para el resto del planeta. En el gigante asiático, pese a su drástica política de “covid cero”, se vive un pico del virus, que ha obligado al confinamiento de provincias y ciudades de primera línea, que albergan a millones de personas.

En consecuencia, es imperativo que en Colombia retomemos el autoabastecimiento en todos los espacios, abiertos o cerrados. No tienes que esperar a que las medidas de bioseguridad vuelvan a ser obligatorias. Ante la tragedia por el embate de la pandemia que sufrió el país desde marzo de 2020 hasta principios de este año, que se ha cobrado la vida de más de 140.000 compatriotas, es claro que no es necesaria una imposición policial para seguir usando cubrebocas en lugares concurridos ni aplicar el resto de protocolos simples de bioseguridad. Asimismo, urge cumplir con la solicitud de completar los programas de vacunación, tanto en dosis básicas como de refuerzo. Los productos biológicos están disponibles en abundancia en todo el país, por lo que no hay excusa para eludir este deber individual y colectivo vital. Las autoridades sanitarias ya han confirmado que las vacunas siguen siendo eficaces contra las nuevas variantes del Covid, en particular aumentando la resistencia del organismo a las diferentes cepas del virus.

Por ello, la prioridad no es otra que el autocuidado. Debes protegerte para proteger a los demás. No podemos arriesgarnos a volver a los tiempos aciagos en que decenas o cientos de colombianos perdían cada día la batalla contra el Covid-19.