Cortina de humo: La nueva polémica del fútbol cubano

Una gran cortina de humo falsa o escandalosa son los únicos calificativos que pueden utilizarse para conjurar el último intento de juego en la mente de los conocedores del fútbol cubano: la supuesta convocatoria de 32 jugadores a la selección nacional.

Esta convocatoria fue anunciada por las autoridades deportivas y a pocos días de su publicación la polémica ya estaba encendida porque nunca se concentró el número de jugadores anunciado, solo acudían a la reunión los atletas elegidos por los decisores.

El 24 y 25 de mayo debe llegar la larga lista de 32 jugadores que han sido convocados a la selección nacional, entre jugadores del torneo local y futbolistas que juegan en ligas extranjeras. Una vez reunidos todos, se haría un corte y se elegirían los 23 que conformarían la lista final.

Para sorpresa de muchos, esa lista se redujo drásticamente en un abrir y cerrar de ojos, sin ningún argumento sólido ni razón de peso. Así quedaron señalados sin más, nueve jugadores, hombres que destacaron en el torneo doméstico y que, sin entrar a un campo, fueron sorteados como por arte de magia.

La lista de jugadores eliminados la componen los futbolistas Christian Flores, Roberney Caballero, Neisser Sandó, Lázaro Aballí, José A. Peréz, Jorge Villalón, Erick Rizo, Pedro Bravo y el arquero Alfredo López, para muchos especialistas el arquero más destacado del torneo inaugural.

Varios elementos indican que la lista definitiva estaba hecha desde hace tiempo y que este espectáculo de gran repercusión sólo se hizo para despertar expectativas y así impactar a la afición ya la prensa; lo que requirió la contratación de varios talentos de la casa.

La verdad es que todo acabó siendo una bola de humo. A continuación, consideremos algunos aspectos interesantes sobre este tema que pueden aclarar aún más la situación. El 21 de mayo se anunció una lista de 32 jugadores convocados para la selección nacional, incluidos varios jugadores que han jugado en ligas extranjeras y algunos de los mejores de la Liga Nacional de Fútbol.

Cuando se hizo el anuncio y se leyeron las declaraciones de Miguel A. Díaz, Secretario General de la AFC y Director Técnico de la Comisión Nacional del Fútbol, ​​los hinchas cubanos se llenaron de ilusiones. En declaraciones a los medios explotar El director dijo: “Trabajaremos con estos jugadores y haremos llamadas oficiales 48 horas antes del juego en cualquier juego que esté en línea con la competencia”.

También se valoró que dejara tal nombramiento en manos del seleccionador nacional, ya que “cada uno responde adecuadamente a elementos específicos como el rival y las necesidades específicas del entrenador, por lo que puede ser variable y repito, otros jugadores que no están en la lista”.

En declaraciones al mismo diario, el técnico de la selección, Pablo Elier Sánchez, dijo: “Tenemos la suerte de haber terminado un torneo de fútbol y, a diferencia de otras licitaciones, podemos contar con jugadores más en forma que han jugado en nuestra liga”.

Tras escuchar los testimonios de ambas personalidades, el escenario parecía prometedor para los jugadores locales y para la afición, que exigió la convocatoria de varios de ellos. Lo cierto es que cuando la teoría y la práctica se separan y las palabras sólo sirven para desvirtuar, sucede lo de siempre, se debe nuevamente la convocatoria a la selección cubana de fútbol.

Al respecto, también lo explicó Pablo Elier Sánchez explotar: “Tomaremos las decisiones según la estrategia de cada partido, teniendo en cuenta los mapas, las lesiones o las situaciones concretas que se puedan presentar”.

Lo cierto es que el día 25, sin haber entrenado ni demostrado su calidad, habían sacado a varios jugadores de la lista y por tanto ya se podía tomar una decisión. Si a eso se le llama “situaciones puntuales”, estrategia, necesidades del entrenador, mapas y lesiones entonces va en la línea de lo planteado pero como era más que explícito pesaron otros criterios para la decisión más allá de la calidad futbolística.

Ni siquiera se discute si serán convocados o no para la selección, sino que tendrán la oportunidad de demostrar su talento en una preselección, pero lamentablemente les quitaron ese derecho.

llamar antes

Hace unos meses, se produjo un jonrón que incluyó a un equipo B formado por el talento de la nación. Los directivos anunciaron que influirían en la formación de las próximas selecciones, hoy se reveló que no fue así.

en el Revista de playoffs El evento recibió una amplia cobertura y se proporcionó un análisis del torneo y el desempeño de cada jugador en un artículo publicado. Lo cierto es que de este Equipo B solo estuvieron en la Landesliga Darío Ramos y Yasnay ​​​​​​​​Rivero que también fue el máximo goleador que fueron convocados para la selección. Los demás no me parecen necesarios para la selección.

Como ya hemos apuntado, la convocatoria se anunció el día 21, pero lo cierto es que días antes ya se sabía quiénes serían los 23 convocados.

Otro aspecto que sugiere que la decisión final ya se tomó es el poco tiempo que se lanzó antes del juego de Guadalupe. Si bien los entrenadores de fútbol tienen pasión por la burocracia, son notoriamente lentos para lidiar con el papeleo y, por lo tanto, compraron los boletos con mucha anticipación, más de diez días entre el día en que los 32 jugadores (21) fueron licitados y el suyo Salida para Guadalupe (31 de mayo).

También los planes de formación. El cuerpo técnico de la selección desde los días 15 al 18 de mayo envió planes de entrenamiento a varios jugadores. De la lista de 32 había una gran cantidad de jugadores a los que no se les envió el plan, por lo que ya estaban descartados antes de que saliera la convocatoria.

De los 23 había varios con horarios de entrenamiento pero acabaron dejándola en casa ya que en otras ocasiones en que le habían hecho lo mismo le enviaban el horario de entrenamiento y no la llamaban. Lo que se hizo con los jugadores fue jugar con sus sentimientos, sus carreras y sus sueños de representar a su país.

Varios de los jugadores eliminados publicaron fotos en sus redes sociales diciendo “Tengo derecho a representar a mi país”, derecho que parece haberles sido arrebatado.

Según se informó ayer, el futbolista cubano Marcel Hernández no participará en los partidos de la Liga de Naciones. Si realmente tuvieran a todos los jugadores, como dicen, podrían haber convocado a otro por una “situación puntual”, pero no, prefirieron dejar la plaza vacante.

El hecho de que esta vacante no se haya podido cubrir respalda aún más el argumento de que la convocatoria ya se hizo y no tienen forma de conseguir el boleto para compensar tal ausencia ¡Esa será la cruz que usarán solo 23 jugadores del Focus! Si se hubieran centrado en el 32, nada de esto hubiera pasado.

Razones para que no todos puedan usar varios, “no había capacidad en el hotel”, “falta de presupuesto”, esto último podría deberse a que ciertos personajes han viajado a tres países diferentes en un mes, para lo cual existe presupuesto, pero para los jugadores No.

¿Le sacarán un pase a otro jugador? ¿Hasta cuándo las injusticias en la llamada de la elección? ¿Enfocarán alguna vez a todos los jugadores que dicen tener?

El futuro del fútbol cubano se ve muy incierto e inestable, la luz al final del túnel aún está por verse, por ahora solo toca sufrir, llorar y esperar.

Mantente al día con Telegram y disfruta de nuestras historias en YouTube

¿Te gustaría estar siempre al día con las novedades del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva Play Off en tu bolsillo! Click aquí para seguirnos: Revista de playoffs del canal Telegram.

Historias del deporte cubano contadas con una profunda mirada a la vida privada de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar de nuestras ofertas exclusivas, suscríbete: Reproduce el canal de YouTube de Off-Magazine.