Balón de fútbol con sabor a ‘Coco’

PAGSPara contar la historia de Alberto Forero Silva hay que hacerlo a través de su apodo porque mucha gente no lo conoce por su nombre de pila. ‘Coco’ Forero fue así bautizado a finales de los años 70 cuando trabajaba como comentarista deportivo en Caracol junto a Herman ‘Cuca’ Aceros y Francisco ‘Kiko’ Navarro. Álvaro Fonseca Cornejo, el gerente de esta radio, dijo un día: “Desde hoy serás ‘Coco’ para reconciliarla con ‘Kiko’ y ‘Cuca'”. Así quedó para siempre el hijo único del hogar de Santos Forero y Nelly Silva, quienes vivían en la colonia Modelo cuando nació Alberto el 16 de abril de 1951, y se crió con “Cuca” Aceros, “Remache” Garcés, “Centavo” Pacheco. y su ídolo ‘Barrigas’ Álvarez, entre otros. Jugó con muchos de ellos en la cancha de Cristo Rey y reconoce que fue un lateral derecho bastante discreto.

Luego de recibir su título de bachiller en el glorioso Colegio de Santander en 1972, estudió educación física en la UPTC de Tunja y también se fue porque tenía un romance secreto con una profesora que enseñaba en el Colegio del Pilar. Se graduó en 1977 y fue designado por el gobierno de Santander para enseñar en las Escuelas Santander y Tecnológica en 1978, donde se convirtió en entrenador de fútbol y trabajó con estudiantes destacados como Hernando ‘Mico’ García y Armando ‘Piripi’ Osma. En esos años el Tecnológico fue campeón del torneo intercolegial y la verdad era muy difícil ganarles. El equipo de fútbol de Santander se quedó sin entrenador, habiendo designado a Norberto Anaya, pero ‘El Flaco’ no tuvo tiempo por su trabajo como docente. Anaya recomendó ‘Coco’ y aquí comienza la historia que conocemos como este par de amigos construyeron el título de 1981 con selecciones tan fabulosas que las recordamos con nostalgia 41 años después.

En 1985 ‘Cuca’ Aceros se fue al Tolima y ‘Coco’ tomó las riendas de Bucaramanga y realizó una fabulosa campaña muy similar a la del año inmediatamente anterior. Lo sacan en medio del octágono y termina dirigiendo a su preparador físico Virgilio Puerto, mientras que ‘Coco’ tenía ofertas de varios equipos, uno de ellos Cúcuta, que logró gracias a que los hermanos Vélez Trillos se sumaron a Tales. despues de el. En 1987 ‘Tucho’ Ortiz y Gastón Moraga lo conocieron para que se fuera con ellos a América a trabajar como Dr. Gabriel Ochoa Uribe lo había apuntado durante mucho tiempo. El preparador físico chileno Moraga Paredes se lo había recomendado a Ochoa porque Alberto había sido alumno suyo en Tunja y por eso se lo querían llevar. Le ofrecieron mucho dinero, pero ‘Coco’ no quiso mudarse de su amada Bucaramanga, sino que se fue a Europa a ver la obra de la escuela holandesa en Barcelona y allí conoció a Horst Wein, el inventor de los espacios reducidos. Método en el fútbol. ‘Coco’ ya llevaba siete meses en México, trabajando con el maestro Óscar Washington Tabárez y algunos alemanes, de quienes aprendió otras formas de trabajar en el fútbol.

‘Coco’ asegura sin pronunciar palabra que los dos mejores jugadores del Santander en el fútbol fueron ‘Barrigas’ Álvarez y Jacinto Araque, un top ten fenomenal. Admiraba a Jairo Arboleda y dice que el mejor futbolista que ha visto en su vida se llama Américo Montanini. Estos días, el periodista de las páginas deportivas de Vanguardia, Néstor González Álvarez, me preguntaba por qué los jugadores no venían a Santander a la selección de Colombia. ¡Fácil! Ya que han sacado de circulación a técnicos como ‘Coco’ y Norberto Anaya. Excluye ‘Cuca’ Aceros y ‘Pipas’ Solarte. Admiración y respeto por un gran entrenador, gran amigo y gran persona. Un abrazo ‘Coco’ y hasta la próxima.