Atlético de Madrid El fútbol actual o la negación de la cordura

Eso parece increíble dos entrenadores a quien sus clubes le deben si no todo (más el Atlético Simeone) cuando se está cuestionando mucho de lo que es hoy, como se mide hoy en Nervión a los argentinos y Lopetegui. Sin duda el saludo cómplice entre ambos antes de la pelea tendrá el punto de resignación a adoptar los códigos de este fútbol cada vez más ilógico y teatral.

El Sevilla se ha vuelto loco arrastrando a esta carrera de descontentos e ingratitudes a unos técnicos desesperados e indignos victoria en Cornellá y empate en casa del fuerte Villarreal de Emery, responsable, entre otras cosas, de alcanzar las semifinales de la Champions League y del triunfo 0-2 en casa ante el Atlético, uno de los superpresupuestos de la liga, en los últimos meses. El Sevilla, tras dejar en puerto un velero de regata aparejado por culpa de una deuda, es un pequeño barco en la inmensidad del océano con el agravante de que todo el mundo espera la oportunidad para tirar al capitán por la borda.



Lo mejor de todo es que Los entrenadores saben convivir con estas situaciones sin perder los nervios, a veces admirable con la presión que tienen que soportar. Lopetegui tiene tres citas para intentar desmentir a todo el mundo. Lo curioso es que los mismos que preparan su ataúd saben que el vasco puede sacar perfectamente un lado competitivo de la caja de chatarra que le dieron y que solo necesita estar un poco tranquilo. Pero eso es pedir mucho en el mundo del fútbol, ​​aunque sea utópico. Los soportes ya han regresado a la caja varias veces.

A pesar de que el Sevilla, con José Ángel y Kike Salas, ha dado muestras de una aparente, aunque lenta, mejoría en los últimos tres partidos, los jugadores implicados en las tres citas que tienen en la cancha del Sánchez-Pizjuán deben acompañarlos están junto a su entrenador, confirme esto. Atlético, Borussia Dortmund Y Atlético puede marcar el futuro del vasco y el camino incierto que se puede tomar si se toma la decisión que ahora mismo no solo ha dividido al Sevilla sino también a la dirigencia, con un presidente que no deja de repetir que “la plantilla es capaz de salir adelante (sin guiño al entrenador) y un director deportivo entre dos cuerpos de agua que ya se está cansando y cuyos mensajes suenan codificados.

El parón ha llegado para calmar el ánimo de todos. O no. Parece que solo sirvió para aplazar la prueba de resistencia, salvo que el equipo empiece hoy a coger esa velocidad de crucero que no deja de señalar el entrenador.

Tradicionalmente el Atlético ha sufrido en Nervión en los últimos años. Sólo el 5-2 con Montella (que se convirtió en un durísimo 5-0 a diez minutos del final) suena a chino en los últimos datos entre los dos equipos en el córner de Eduardo Dato.

El siempre temido lateral de Simeone está esta vez en apuros, fuera de posiciones europeas también como el Sevilla y con el Rejón del último derbi madrileño aún clavado en los laterales. Por ello, Nervión tiene la cita por la tarde colores de emergencia Muchos nervios, más que necesarios a estas alturas, y la necesidad de gestionar de la mejor manera posible un calendario que promete ser infernal en el mes y medio que queda. Mundial de Catar.

Todo eso se cuestiona con dos de los entrenadores más deseables de Europa. Es el fútbol de la época que corre. La negación de la razón.